“LA PAREIDOLIA Y LOS FENÓMENOS SOBRENATURALES”

El diccionario define a esta peculiaridad como una “característica psicológica que genera predisponibilidad a observar rostros humanos u otras formas conocidas en objetos inanimados“.

Rostro enojado en una máquina de escribir.

La pareidolia deriva de los términos griegos Eidolon (figura o imagen), agregado al prefijo Para (junto o adjunto) y es interpretado por la psicología como el fenómeno donde un estímulo vago y aleatorio, habitualmente una imagen, es percibido erróneamente como una forma reconocible.

Silueta femenina en el interior de una naranja

Pero luego de contrastar definiciones de diversas fuentes, he podido interpretar que no se trata específicamente de una percepción errónea, sino de la capacidad para reconocer siluetas de animales, objetos y personas; de hecho, es una condición que hemos desarrollado los seres humanos a través de la adaptación evolutiva, pues se trata de una herramienta de defensa primaria que utilizamos para prevenir peligros o amenazas de cualquier tipo. Veamos un ejemplo de ello:

“Un cazador nota que algo se mueve entre unos arbustos que están cerca de él. Si no tuviera la capacidad de reconocer que el rostro y la silueta de ese animal son de un tigre, podría terminar convirtiéndose en el amuerzo del felino”.

Otra característica importante para destacar sobre la pareidolia, es que no se la considera un problema patológico, sino que se encuentra en la psiquis de todos los seres humanos como algo natural. Sin embargo, en todas las definiciones convencionales se insiste en remarcar que la asociación entre un rostro y algo que se le parece, es un error; no por casualidad, para referirse a ello utilizan como ejemplo la visualización de fantasmas, entes y extraterrestres, aduciendo que todas esas visiones son estrictamente producidas por alucinaciones y que en ningún caso pueden ser ciertas.

Rostro captado en la ventana de una antigua casona en Birmingham, Inglaterra. Los escépticos dicen “pareidolia”, pero los lugareños afirman que en la vivienda se dan sucesos paranormales…

Sin desconocer que la mente es una gran generadora de ideas, imágenes e ilusiones, debemos aceptar también que es la herramienta que poseemos para conocer e identificar todo aquello que forma parte de nuestra vida cotidiana, y no estamos constantemente desconfiando de lo que nos rodea; tal vez, el acostumbramiento de ver esas cosas todos los días crea la falsa percepción de que lo repetitivo es lo único real, como dijo el escritor inglés Charles Dickens (I812 – 1870), “El hombre es un animal de costumbre“. No obstante, dicho lo anterior, es evidente que las ilusiones ópticas existen, y muchas veces son alimentadas por una fuerte sugestión.

Casos de pareidolia en fenómenos paranormales”

Siempre que pienso en un ejemplo claro del tema en cuestión, se me viene a la mente el caso del “rostro de Cydonia“; una estructura geológica de la superficie marciana captada por la misión Viking 1 en 1976. Al difundirse las fotos, todo el mundo creyó ver en ellas la forma de un rostro humano, como si se tratase de un monumento hecho por alguna civilización avanzada que habitó el planeta rojo. Quizás, las ansias por confirmar la sospecha generalizada de que había vida en Marte, hicieron que la gente reforzara el efecto de pareidolia.

Rostro de Cydonia en Marte (1976)

Muchos años después, en 2001 y 2006, otras misiones tomaron más imágenes del famoso rostro y entonces se derrumbó el mito, ya que un cambio de ángulo reveló que las facciones apreciadas inicialmente, fueron producto de luces y sombras.

Foto del rostro de Cydonia obtenida en 2006.

Otros casos de pareidolia frecuentes son las nubes con forma de platos voladores, ángeles y todo tipo de manifestaciones naturales que recuerdan a personas o seres inexplicables.

“Nube lenticular” fenómeno natural confundido con ovnis.
Pareidolia de una nube “Ángel”
Figura humanoide en una fogata. Los religiosos la identificaron con el papa juan Pablo II

“Diferencia entre confusión y Pareidolia”

Como se sabe, los conocimientos científicos se limitan al ámbito fisico-material, entonces es lógico que no reconozcan la existencia de seres sobrenaturales, pero hay otros tipos de experiencias que nos alertan sobre la presencia de seres extraños conviviendo con la humanidad. Entonces, si aceptamos hipotéticamente que los seres “sobrenaturales” son reales, en el caso de observar alguno, ¿sería un pareidolia?. Técnicamente la respuesta sería SÍ, porque para identificarlos nos valemos del mecanismo de reconocimiento llamado “pareidolia”, pero sería bueno no utilizar este término como sinónimo de error, ya que para determinar que se trata de una mala interpretación, se necesitan pruebas contundentes que nos permitan identificar el motivo de la confusión.
Me gustaría concluir con una reflexión sobre el escepticismo y las creencias; ninguna de las dos son buenas si lo que buscamos es la verdad, “PARA NEGAR UN HECHO SE NECESITAN TANTAS PRUEBAS COMO PARA AFIRMARLO”. Me parece bien que la ciencia diga que los extraterrestres o fantasmas no existen porque faltan pruebas, pero tal vez podrían decirlo de otra manera: “No reunimos las pruebas suficientes para afirmar que existan, pero tampoco podemos negarlo“. Finalmente, el tiempo revelará la verdad y nosotros debemos estar comprometidos con ella.

A continuación, adjunto un video que subí a youtube hace tiempo mostrando un ejemplo de pareidolia y la explicación del mismo.

Gracias por tu visita, hasta pronto!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s